¡Contáctanos! Teléfono: (+34) 917 88 93 80 | Email: cei@icam.es
El impacto del Coronavirus en los negocios internacionales

El impacto del Coronavirus en los negocios internacionales

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaraba hace tan solo unos días la enfermedad Covid-19, también conocida como Coronavirus, pandemia a nivel mundial.

Como es lógico, situaciones como estas ponen en riesgo la capacidad de muchos países ante la falta de conocimiento, e incluso, como consecuencia de las medidas que deben adoptar los diferentes Gobiernos de cada región.

Uno de los factores que más sufre ante este tipo de circunstancias es la economía de un país, pues la inmensa mayoría de los negocios experimentan dificultades para realizar sus respectivas actividades con normalidad.  Por ello, basándonos en un informe de la consultora estratégica global McKinsey & Company, analizamos a continuación el impacto que está teniendo el Coronavirus en los negocios internacionales.

Hasta principios del mes de marzo, los países más afectados por este virus -China, Corea del Sur, Japón, Irán e Italia- representaban casi el 40% de la economía mundial, cifra que supone, lógicamente, un considerable peligro para la estabilidad de ésta. A día de hoy se han cerrado las fronteras de diversos países, complicando aún más la situación y agravando los problemas económicos que, irremediablemente, continuarán aumentando en un futuro cercano.

Ante esta coyuntura, son muchos los empresarios que desconocen qué ocurrirá con sus ganancias, especialmente aquellos que se dedican a los negocios internacionales. Es una preocupación global saber cómo afectará el Coronavirus en este ámbito. 

De momento, las medidas adoptadas por muchos países fuertes para la economía mundial han afectado de manera directa a las empresas a corto plazo, aunque se espera que estos efectos se mantengan también a medio y largo plazo.

Las empresas chinas centradas en la producción de piezas y en la mano de obra son las que más afectadas se han visto, por ahora, dadas las restricciones que se han producido en los viajes, así como por la cuarentena llevada a cabo por millones de trabajadores. Como consecuencia de ello, el sector de la tecnología, del automotor y las farmacéuticas también han visto alterada su actividad. La misma modificación han sufrido los precios de los productos básicos por haberse visto desplomada la producción de materias primas. Otro factor afectado ha sido la movilidad, que ha tenido sus consecuencias en el turismo, los bienes de consumo o el entretenimiento, entre otros.

Todos estos aspectos han modificado el Producto Interior Bruto (PIB) de China, que podrá verse alterado con una reducción de entre 0,3 y 0,7 puntos porcentuales en su crecimiento mundial durante el año 2020. Esta circunstancia afectará a los mercados desarrollados flotantes que tengan especial dependencia de este país, que son muchos, afectando, por tanto, de igual modo al PIB mundial. A causa de esto, se frenará el crecimiento de la economía global entre un 1,8 y un 2,2%.

Como hemos mencionado, mientras que los casos de contagio por coronavirus continúen aumentando en prácticamente todos los países del mundo, la estabilidad de la economía global se verá duramente atacada. Por ello, McKinsey & Company ha recopilado una serie de acciones que pueden llevar a cabo las empresas para que esta crisis económica sea lo más llevadera posible; entre estas acciones destaca una que puede ayudar a mejorar la situación: definir qué afectará a los ingresos y a los gastos y utilizar este recurso monetario de la forma más beneficiosa para la empresa. También se ha considerado importante estabilizar la cadena de suministro, es decir, planificar muy bien cómo se van a racionalizar los servicios o productos hasta que se pueda volver a reiniciar la producción.

Más allá de la preocupación por la economía y el desarrollo internacional, y también nacional, de los negocios, también debe ser una prioridad la seguridad y el bienestar de los empleados que deben garantizar la evolución de la compra-venta de productos. Se debe asegurar el buen funcionamiento del negocio siempre que se garantice también la seguridad de sus empleados, máxime cuando nos encontramos en un escenario como el actual.

Puedes encontrar un análisis más detallado sobre cómo afectará esta pandemia global a los negocios internacionales en el Informe ‘COVID-19: Implications for business’, elaborado por McKinsey & Company.

Deja un comentario

Cerrar menú